jueves, 11 de diciembre de 2008

Startups: Cuando tu proyecto tiene un mal enfoque

A veces, cometer un error detrás de otro te lleva a un sitio que te gusta. En esos momentos, no cambiaría nada del pasado. Sin embargo, eso no significa que el camino correcto sea cometer errores...

Era el año 1.999 y quería crear una empresa. Estaba convencido de dejar mi trabajo de ingeniero y montar algo. Planeé una idea que consideré brillante. "Un mercado de compraventa en tiempo real para las empresas del sector agrario". Es decir, Agroterra.

Creé Agroterra. Desarrollé un sistema de clasificados totalmente gestionable por el usuario, y muy sencillo: se registraban, publicaban sus anuncios, gestionaban las ofertas y más. Tipo infojobs.

Era sencillo de usar. Sencillo... para mí.
Empecé a notar que la idea no era buena cuando, mirando a mi alrededor, me di cuenta de que el 80% de mis amigos no tenían email. El email era necesario para darse de alta en Agroterra.
Entonces, me pregunté: "¿Qué porcentaje de los productores en origen, agricultores, fabricantes y distribuidores agrarios tendrán email en este momento (año 2.000)?".
La respuesta me hizo ver que había metido la pata. Me dio mucha rabia no haber planificado un comienzo mejor. Analizar las cosas de antemano. Hacer un pequeño estudio de mercado, estudiar a tu usuario y conocer sus necesidades. Todo lo que te dicen que hagas.
Yo no hice nada de eso.

En su momento cambiamos rápidamente hacia los contenidos, y salimos adelante. Conseguimos patrocinadores para los canales de noticias.
Pero de todas formas, este fue uno de mis mayores errores en la gestión de Agroterra (y no son pocos.. :-))

¿Pero fue un error? Hoy en día aún me lo pregunto.
Técnicamente fue un error, está claro.
Por otro lado, estoy contento con lo que somos hoy en día, muy contento. No por nuestras ventas, sino por nuestra filosofía, nuestra forma de ver el mercado y lo que ofrecemos a nuestros usuarios.
Y esta perspectiva la hemos creado con el tiempo, todo el equipo. Con muchos años de gestionar un proyecto con un mal enfoque.

No tengo una moraleja positiva para esto. Supongo que la próxima vez haré un estudio de mercado y analizaré a mi usuario. :-)
Pero lo cierto es que no cambiaría ni una coma de nuestro pasado.
A veces no es el proyecto el que no está preparado, sino el emprendedor, y unos cuantos años de crecimiento lento pueden ayudarte mucho..., a mí me ayudaron.

En sus fases iniciales, una Startup y su fundador van de la mano. Mi falta de madurez y experiencia empresarial me hizo cometer errores graves en el inicio y, si el proyecto hubiera tenido éxito en aquel momento, no habría sabido gestionarlo.
Sin embargo, el paso de los años y el crecimiento lento de Agroterra desde el 2000 al 2005 me ayudó mucho personalmente: a entender mi negocio, a saber interpretar - más o menos! ;-) - lo que viene mañana, estar preparado para los cambios y a saber adaptarme.

Por eso estoy contento de haber elegido mal. Por eso no cambiaría nada.

Pero no siempre hacer las cosas mal te lleva a un buen resultado. Si mañana empiezo otro proyecto, planificaré las cosas bien desde el principio.
:-)

¿Me sigues en Twitter?

1 comentario:

Fran Diaz dijo...

Pues mira tú cómo han cambiado las cosas, que ahora hay gente que abre Agroterra todos los días, y hasta referencia cosas en su blog de esto....
Saludos y encantado de conocerte.